Desde la llegada del coronavirus a nuestras vidas y especialmente después de los duros confinamientos se ha multiplicado el número de persona interesadas en tener un perro como mascota.

Concretamente en España, los propietarios de perros podían salir a pasear con sus mascotas para que hicieran sus necesidades y obtuvieran el ejercicio necesario. Sin duda esta es una de la razones por la que muchas personas empezaron a barajar la idea de ampliar su familia con el que es considerado popularmente como el mejor amigo del hombre.

Tener un perro no solo nos ayudará a tener una vida menos sedentaria, al tener que salir a pasear sino que además tiene otros muchos beneficios para la salud.

El coronavirus ha producido un aumento del estrés y la ansiedad en las personas aumentado el temor por su vida y la de sus seres queridos. Los estudios han demostrado que tener una mascota sobretodo un perro reduce significativamente el estrés y crea cambios en nuestra salud mental que nos hace sentir mejor

Durante el confinamiento el vínculo entre el perro y su amo ha crecido aún más especialmente entre aquellos que se encuentran solos y no tienen otra compañía.

Además, el teletrabajo ha permitido a los dueños ver que hacen sus mascotas durante el día ya que normalmente están en la oficina y disfrutar de ellos muchas más horas.

Otros de los beneficios, avalado por diversos estudios científicos, es que los dueños de mascotas tiene una presión arterial más baja ante situaciones de estrés en comparación con los que no tienen mascotas. La preocupación constantes provocada por la pandemia puede hacer que nuestra presión arterial se eleve poniendo en riesgo nuestra salud. Jugar, acariciar y cuidar  de su mascota ayudará a mantener su presión arterial en niveles óptimos.